Equipos de Alto Rendimiento en EADA - Blog Belbin
Sitio web oficial de Belbin España

Equipos de Alto Rendimiento en EADA

Equipos de Alto Rendimiento.

Carme Gil es la Directora del Centro de Coaching y del Postgrado en Coaching Ejecutivo en EADA. Además, es Psicóloga Executive Coach & Team Coach PCC por la ICF y profesora del Departamento de Estrategia, Liderazgo y Personas. Carme ha querido compartir con nosotras su experiencia utilizando la metodología Belbin en EADA. Considera que la competencia del trabajo en equipo es una de las áreas de desarrollo que más inquieta, preocupa y ocupa a las organizaciones.

Me gustaría compartir esta frase:

“Los integrantes de un equipo de alto rendimiento están comprometidos emocionalmente con los avances del equipo. Este compromiso no se puede imponer: se debe construir” Steven Jones

Algunas preguntas que nos hacemos en los equipos podrían ser las siguientes:

  • ¿El equipo es consciente de sus fortalezas y áreas de mejora?
  • ¿Qué cambios necesita incorporar mi equipo?
  • ¿Cómo mejorar el desempeño en mi equipo?
  • ¿Los integrantes del equipo son conocedores del talento de los componentes del equipo?

A partir de estas preguntas y teniendo en cuenta las respuestas de las mismas, podemos empezar a tener una idea más clara para poder confeccionar un mapa de la situación actual del equipo. Sin embargo, si queremos dar un salto hacia un equipo de alto rendimiento vamos a tener que plantearnos un paso más. Así como, idear un enfoque diferente. Es precisamente ahí donde la metodología Belbin nos va a permitir dar ese enfoque.

En EADA, a través del diagnóstico o MAPA del equipo, ayudamos a transitar a las empresas con sus equipos a dar el salto hacia un equipo de alto rendimiento, acompañando con diferentes metodologías; en este caso hoy voy a hablar de la experiencia del método Belbin.

La primera cuestión que plantea la investigación Belbin es la siguiente:

¿Por qué unos equipos tienen éxito y otros fracasan?

La respuesta comporta una reflexión profunda, sin embargo, se puede afianzar que un equipo es exitoso si es capaz de incorporar la diversidad. La propia investigación nos dice que los equipos más exitosos fueron aquellos conformados por una mezcla de distintas personas, es decir, aquellos que contaban con diversidad de comportamientos.

1. Definir un equipo de Alto Rendimiento

Podemos definir un EAR (acrónimo del término equipo de alto rendimiento) como aquel conjunto de personas con unos roles definidos, complementarios y repartidos entre los distintos miembros e integrantes del equipo. Hablamos de personas comprometidas, responsables, con independencia de sus tareas e identificadas con un propósito común para alcanzar el objetivo.

Otro componente importante de un EAR es que sus integrantes no tienen por qué pertenecer a un equipo natural o departamento, sino que pueden ser equipos multidisciplinares, multiculturales y con funciones que requieren de su interdependencia.

2. Características de un Equipo de Alto Rendimiento

  • Comparten un propósito común.
  • Trabajan de manera autónoma.
  • Existe confianza entre los componentes.
  • Se comunican de manera clara y directa.
  • Se expresan con sinceridad y transparencia.
  • Comparten la responsabilidad.
  • Definen Roles de Trabajo.

3. Los roles de Belbin y su aplicación en los EAR

Aplicar la metodología Belbin supone entender diferentes comportamientos que se dan en un Equipo de Alto Rendimiento. Lo que nos aporta el modelo es tener una mirada más amplia acerca de la composición del equipo, en cuanto a la complementariedad de este. Debemos entender que dentro del sistema de los nueve roles que ofrece el modelo no hay rol mejor ni peor, cada rol cumple su funcionalidad interna en el equipo, y para ello se precisa disponer del reparto de los nueve roles dentro del conjunto del equipo.

El modelo de los nueve roles aporta una taxonomía entre Roles Mentales, Roles de Acción y Roles Sociales; según la filosofía de este modelo destaca que estén representados e implementados los 9 roles dentro del equipo. De esta manera nos permite trabajar con las fortalezas de cada integrante, así como sus roles menos presentes o débiles pudiendo confeccionar un análisis exhaustivo al servicio del equipo, no de las individualidades de este.

Así pues, pasamos a mostrar la clasificación según el Modelo Belbin

Los 9 Roles:

De entre estos grupos anteriores, se definen 9 roles concretos, que lo ideal es que se den en todo equipo:

Roles de Equipo
Roles de Equipo

Roles Sociales:

  • Coordinador: Es la persona que muestra un comportamiento maduro, gran comunicador y promueve la toma de decisiones.
  • Cohesionador: Persona que vela por el buen clima dentro del equipo. Perfil empático y diplomático. Es un buen mediador en cualquier conflicto.
  • Investigador de recursos: Es una persona generalmente extrovertida, comunicativa, emprendedora, de perfil comercial.

Roles Mentales:

  • Cerebro: Es el perfil creativo, imaginativo. Es una fuente de ideas para el equipo.
  • Especialista: Aporta cualidades y conocimientos específicos sobre una tarea en particular.
  • Monitor evaluador: Es un buen estratega, perspicaz y observador, ayuda a tomar decisiones desde un punto de vista objetivo.

Roles de Acción:

  • Implementador: Transforma ideas en acciones, es disciplinado, organizado y eficiente.
  • Impulsor: Trabaja bajo presión y tiene mucha iniciativa y proactividad, es retador, no recomendable más de uno por equipo.
  • Finalizador: Encargado de que las cosas se hagan en plazo y con la calidad esperada.

4. Beneficio Belbin en los EAR

Cuando los equipos trabajan con los resultados y gráficos que aporta el modelo, la respuesta por parte de sus integrantes es muy satisfactoria. A la vez que perpleja por la calidad, abundancia y relevancia de la información aportada.

Un primer beneficio es ayudar a los integrantes del equipo a mejorar su desempeño dentro del EAR.

Compartir un lenguaje común a través del feedback que Belbin nos aporta.

Elegir y asumir el rol para cada actuación dentro del proyecto optimizando el talento y sobre todo pensando en lo colectivo por encima de lo individual.

Disponer de un mapa visual de las fortalezas y áreas de mejora o debilidades del equipo (que cambios y estrategias debe adoptar cada integrante para conseguir la complementariedad y multifunción del equipo). En definitiva, conseguir ser un equipo de alto rendimiento.

Conocer la identidad del equipo, su contribución, virtudes y defectos admisibles.

5. Conclusiones

Sin duda alguna todos los profesionales podemos aportar a nuestros equipos. Lo importante es disponer de un autoconocimiento y comprensión de nuestro valor al servicio del equipo. En esta primera aportación siempre es una autopercepción de nuestras preferencias. También, podemos obtener un feedback a través de las percepciones del resto de integrantes u observadores obteniendo un ajuste entre las propias autopercepciones y la de los evaluadores.

La herramienta (los informes Belbin) nos permite diseñar un plan de mejora para poder desarrollar otras fortalezas a nivel individual como colectivamente pudiendo fomentar cambios y nuevos aprendizajes más innovadores. Por lo tanto, éste método permite cultivar un área más innovadora dentro del modelo pues podemos desligarnos de los roles preferentes para aprender y dar espacio a aquellos que no son tan afines en nosotros. Es por ello muy importante incorporar un modelo como el referido para que las organizaciones. y, sobre todo sus equipos obtengan mayor productividad y eficiencia desde la aportación complementaria de los equipos de alto rendimiento.

El equipo Belbin te agradece compartir tu artículo.

Deja una respuesta