Compromete y desarrolla el talento a tu alrededor

Testimonio Belbin: un cambio organizacional a partir de una transformación personal

Barrie Watson (Director general del CERT Consultancy & Training, Reino Unido) nos cuenta como influyeron los Roles Belbin en él como directivo y consultor en gestión de recursos humanos.

“Recuerdo que antes de conocer a Meredith Belbin y el modelo de Roles de Equipo estaba bastante seguro de mi destreza como líder. Creía que me conocía muy bien y que sabía cómo sacar lo mejor de los demás, al fin y al cabo había estudiado mucho a Maslow, Hertzberg y a McGregor, entre otros. Lo que la teoría de los Roles de Equipo me reveló me devolvió bruscamente a la realidad

Lo que la teoría de los Roles de Equipo me reveló y lo que saqué en claro de los resultados del Inventario de Autopercepción (IAP) me devolvió bruscamente a la realidad, pues llegué a la conclusión de que no era la persona consultiva, calmada, analítica, lógica y preocupada por los demás que creía que era. Mi perfil correspondía al de un emprendedor intuitivo, persuasivo, directo y agresivo, con poco sentido de las necesidades y motivaciones reales de los demás (Impulsor/Investigador de Recursos). Este hecho se vio confirmado cuando se introdujeron las Evaluaciones de los Observadores que forma parte del sistema Interplace®. Algo de seria introspección y reflexión sobre mis experiencias pasadas sirvió para arrojar luz y darme cuenta de por qué las cosas habían sucedido así. Supe por qué en algunas facetas de mi negocio y actividad profesional había tenido éxito y por qué, en otras, había fracasado espectacularmente.

Equipado con este nuevo conocimiento, pronto me quedó claro que debía introducir cambios que incluían acabar con algunos hábitos muy asentados tales como empeñarme en ser el mejor en todo o, quizá más acertadamente, pretender ser el mejor.

Este nuevo planteamiento pronto arrojó resultados: sentí una gran liberación cuando fui capaz de admitir mis puntos débiles sin intentar ocultarlos, mis colegas parecieron sentirse más útiles y valorados y centrarme en mis puntos fuertes naturales no solo me recompensó emocionalmente sino que se tradujo en prosperidad para el negocio. Pero la historia no acabó ahí. No fue más que el principio, ya que me apliqué a fondo para ayudar a otras personas, equipos y organizaciones a cosechar los mismos beneficios”.

Comparte esta página  Share on Facebook0Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario